futbol-emotion

27-F, cuando volvimos a nacer

Si hay una fecha que se quedará grabada en la historia de la Agrupación Deportiva Sala 10 Zaragoza, esa es el 27 de febrero de 2018. Aquella gélida mañana invernal, una expedición de doce jugadores y seis técnicos recorrían en autobús los 643 kilómetros que separan Zaragoza de Jaén, donde se iba a disputar esa noche el, hasta entonces, partido más importante de la historia del club. Lo que nadie esperaba es que el partido más importante de sus vidas no se jugaría sobre un parqué, sino sobre el frío y húmedo asfalto de la A-4 a la altura del municipio de Almuradiel (Ciudad Real).

Eran las 6:30 de la mañana cuando, de repente, el bus en el que viajaba la expedición del entonces Ríos Renovables Zaragoza perdió el control, impactando en el guardarraíl derecho de la autopista y dirigiéndose sin mando hacia la mediana, arrollando en su trayectoria a un camión articulado que a la postre evitó males mayores. Unos segundos que fueron eternos, pero que significaron la victoria más importante del pasado, presente y futuro de este club: la victoria de la vida. No hay campeonato ni trofeo más importante que ese.

“Hemos vuelto a nacer”

Arturo Santamaría, Adrián Pereira, Carlos García, Carlos Retamar, Óscar Villanueva, Víctor Tejel, Anás El Ayyane, Iván Beltrán, Adrián Ortego, Nano Modrego, Thiago Cabeça, Richi Felipe, Santi Herrero, Marcelo Almeida, Guillermo Ibáñez, Héctor Gadea, Beningo Martínez y Santi López resultaron afortunadamente ilesos -el conductor del bus y el del camión resultaron heridos leves- en lo que pudo ser una tragedia. Y es que la vida da una de cal -y vaya una- y otra de arena. Este gran grupo de personas pudo seguir adelante con su existencia y, por consiguiente, con la mejor temporada deportiva de los 30+1 años de historia del club. Un glorioso pase a semifinales en la Copa de España, unas semifinales de Copa del Rey al rojo vivo -esta vez sin sobresaltos- en La Salobreja y la clasificación para los ansiados play-offs resumen a la perfección el carrusel de emociones que el ahora Fútbol Emotion Zaragoza comenzó a vivir hoy hace un año en aquel maldito arcén del kilómetro 234 de la A-4.

Deja un comentario